Metáfora de la bicicleta y el oso
10889
post-template-default,single,single-post,postid-10889,single-format-standard,edgt-core-1.3,ajax_fade,page_not_loaded,,hudson child-child-ver-1.0.1,hudson-ver-3.3, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,blog_installed,wpb-js-composer js-comp-ver-6.7.0,vc_responsive

Metáfora de la bicicleta y el oso

Jun 03 2024

Metáfora de la bicicleta y el oso

¿Cómo funcionan las herramientas en terapia psicológica?

En mi experiencia como psicóloga, me he encontrado con personas de todo tipo. Algunas personas venían por primera vez a terapia y no tenían ningún tipo de expectativa, algunas venían de otros modelos donde se utilizaban otras formas de intervención, y algunas venían con poco conocimiento y expectativas poco realistas acerca de cómo se trabaja en una terapia.

Viendo que era un problema recurrente que algunos pacientes me comentaran que los recursos que trabajábamos durante las sesiones luego no les servían en casa o en los momentos críticos, se me ocurrió esta metáfora para explicar cómo funcionan algunas de las herramientas que vamos trabajando en el proceso terapéutico.

Para explicar a personas con ansiedad como realizar, por ejemplo, la respiración diafragmática, siempre empleo esta metáfora.

Metáfora de la bicicleta y el oso

Imagina que vas dando un paseo por un campo muy bonito, el cielo es azul, el terreno llano, huele bien, al fondo hay un bosque frondoso, a mi derecha una bicicleta apoyada en un árbol, tú piensas que te encantaría haber aprendido a montar porque es una bicicleta realmente bonita y parece rápida…

Sigues caminando y al girar la cabeza y mirar hacia atrás te das cuenta de que un oso grande (muy muy grande) viene corriendo hacia ti y no tiene cara de muchos amigos, va ganándote terreno y tienes que decidir que hacer.

Llegados a este punto, normalmente pregunto a mis pacientes qué harían para huir del oso. Algunos me dicen que cogerían la bicicleta, pero “no sabes montar, recuérdalo” les digo, “en el caso de que cogiéramos la bicicleta sin saber montar los más probable es que si no alcanzase el oso nos hiciésemos daño al caernos de la propia bicicleta”.

Otros me dicen que echarían a correr o se tirarían al suelo inmóviles ya que es lo único que se les ocurre, y efectivamente, probablemente es lo único que podrías hacer.

Sin embargo, ¿qué es más rápido y seguro correr, tirarte al suelo o la bicicleta? Creo que la mayoría estaría de acuerdo en que la bicicleta.

Pues bien, la respiración sería como la bicicleta, la manera más rápida y eficaz de huir del oso (en este caso, regular la ansiedad) siempre y cuando sepas utilizarla, de lo contrario no serviría de mucho. Mientras tanto has utilizado las herramientas que tenías,  como por ejemplo echar a correr ya que, aunque no sean las herramientas más útiles, son las que teníamos hasta el momento.

Conclusión: Paciencia y compromiso

Cuando no tenemos otras estrategias, lo único que podemos hacer es tirar de los recursos que  hemos ido desarrollando y nos han acompañado durante nuestra vida. En el caso de la ansiedad, “echar a correr o tirarnos al suelo” puede representarse en la vida real como coger el móvil durante horas para no pensar, recurrir a una medicación de rescate, quedar con alguien, procrastinar, pasarme horas trabajando…

Aunque todos los recursos que empleamos siguen presentes porque en algún momento de nuestra vida nos habrán servido, en algunos casos esos recursos serán más adaptativos, es decir, nos ayudarán más; y en otros casos serán más desadaptativos, es decir, más problemáticos a medio y largo plazo.

Las herramientas en psicología requieren a veces no son tan rápidas como otros recursos que hemos ido adquiriendo (probablemente la respiración diafragmática, sobre todo al principio, no será tan rápida como ponerme a mirar TikTok), ya que como con cualquier otra herramienta (como montar en bicicleta) requiere un aprendizaje previo basado en la práctica.

¿Te imaginas pretender aprender a montar en bicicleta mientras huyes de un oso que te persigue? Pues es algo más o menos parecido a querer aprender a realizar una respiración diafragmática por primera vez durante, por ejemplo, un ataque de ansiedad.

Por eso es importante que sepas que es normal sentir que, al principio, esa herramienta que estás empezando a practicar no funciona, probablemente requiera más práctica.

A veces, esto es parte de lo que mantiene el problema: pruebo una herramienta, no me sirve, la desecho, paso a la siguiente y así hasta que me quedo con la idea de que nada me funciona y este problema no va a mejorar

Pero antes de llegar a eso me gustaría que te hicieras una pregunta ¿Te imaginas pretender utilizar una máquina de coser como si llevaras años haciéndolo el primer día que la enciendes? ¿Darías por hecho que lo tuyo no es coser si el primer día te tuerces?

La terapia requiere de paciencia y compromiso. Paciencia para aprender y compromiso para mantener las nuevas estrategias y perspectivas que se van desarrollando en un proceso terapéutico.

Si crees que es tu momento y te gustaría aprender herramientas de gestión emocional que mejoren tu salud mental, puedes escribirnos, somos psicólogos en Salamanca especializados en ansiedad, también puedes trabajar con nosotros de forma online.

1 Comment

Post a Comment